El Masaje Chuaká es una técnica para trabajar los miedos en el cuerpo y se basa en una antigua leyenda de los guerreros mongoles, que cuando iban a la guerra, ellos se dieron cuenta de que los miedos se pegaban al cuerpo. A través de mucha especialización y mucha práctica ellos descubrieron que a través del Chuaká podían purificar el cuerpo de miedos.
Agendar sesiones en: info@naceralavida.cl o +56982827414
::

“El masaje es una de las artes más sutiles; y no es sólo cuestión de experiencia. Es más una cuestión de amor.

Aprende la técnica, después olvídala.

Entonces, simplemente siente y muévete con tu sentimiento. Cuando aprendes profundamente ese arte, el noventa por ciento del trabajo lo hace el amor, el diez por ciento la técnica. Simplemente un mero contacto, un contacto amoroso y algo se relaja en el cuerpo…


El masaje es necesario en el mundo porque el amor ha desaparecido. Hubo un tiempo en el que bastaba el mero contacto entre los amantes. Una madre tocaba al niño, jugaba con su cuerpo, y eso era masaje. Era suficiente, más que suficiente. Era en parte una profunda relajación y en parte amor. Pero eso ha desaparecido del mundo. Con el tiempo hemos olvidado dónde tocar, cómo tocar, cuán profundamente tocar. De hecho, el contacto es uno de los lenguajes más olvidados…

Mientras das masaje, toda tu alma se introduce en el cuerpo del otro, lo penetra, relaja los más profundos complejos. Dar masaje es entrar en relación con la energía del cuerpo de algún otro y sentir lo que falta, sentir donde el cuerpo está fragmentado y hacer de él un todo… ayudar a que la energía del cuerpo no sea ya fragmentaria, no sea ya contradictoria. Si las energías del cuerpo se van alineando y convirtiendo en una orquesta armónica, entonces has tenido éxito. El cuerpo humano es el santuario mismo de Dios, el templo de Dios.”
Osho